miércoles, 22 de octubre de 2008

Oficinas de turismo. La revolución pendiente


Participo cada vez más activamente en blogs que admiro = "blogroll". Se trata casi siempre de temas relacionados con inquietudes profesionales y regionales, y aunque mis web-destrezas en esta fase de la era digital son muy limitadas, espero "progresar adecuadamente" (mucho nos va en ello). En esta ocasión intervení = "posteé" acerca de la situación de las oficinas de turismo -OT- en el blog de Juan Otero, a su artículo "Se acabarán las oficinas de turismo" (por mi parte quisiera añadirle signos de interrogación al titular).
Refrescando el comentario: "...la estructura y esquema de trabajo de las OT cambiarán, del mismo modo que ha cambiado el modo de relacionarse a los diferentes agentes del mercado turístico. Lo triste es que los recursos humanos de esas OT, profesionales valiosísimos casi siempre, estén desaprovechados por la falta de visión y decisión de quienes tienen la responsabilidad sobre la gestión (administrativa y económica) de estos centros de información-promoción turística.
Empleo inestables y precario en muchos casos, que se ve agudizado en OT de comarcas rurales que tienen un servicio temporal. Donde ayuntamientos y asociaciones de empresarios se conforman con que no les cueste de su bolsillo el funcionamiento de la OT (ya sea a través de planes de empleo, subvenciones…). El resultado, jóvenes profesionales cualificados (TEAT en muchos casos) que rotan o pasan por la OT, mientras la administración deja pendiente una reglamentación-estructuración moderna y acorde con las nuevas necesidades de este valioso elemento del mercado, para la valorización del destino"


En cuanto a las oficinas de turismo desde luego su evolución está asomada a un inmenso precipicio... un punto crítico, perfecto para ¡volar!: Tomar las nuevas herramientas digitales y una visión 2.0, y emplearlas en favorecer la relación visitante-destino. ¿Como? Haciendo atractivo, consumible, deseable, irresistible el destino, para mayor gloria de las economías locales y satisfacción de las personas.
Pero no nos ceguemos, sus herramientas 2.0 no pueden ofrecer otra cosa que la realidad de una oferta empresarial 1.0. Revisemos los portales municipales, las webs de alojamientos, empresas de actividades, restaurantes... son reflejo de la vanguardia tecnológica del turismo asturiano. Más allá tenemos: la usuabilidad de infoasturias, productos turísticos elaborados, una miríada de asociaciones, planes... Y echaos al monte: empresas y personas con visión e ilusión, que asumen el riesgo de equivocarse y merecen ser escuchad@s.

¡Cuánto quisiera que este post quedase pronto caduco!