lunes, 6 de julio de 2009

¿Ruta costera con fronteras?


Resulta absurdo el nivel de localismo y endogamia que en materia de turismo se da en ocasiones, aún en detrimento de nuestro propio interés, los visitantes y una experiencia global.

Hace poco reedité la ruta "Camín marinero" que une 2 lugares preciosos: el Arenal de Morís y la playa de La Griega. Se trata de una propuesta senderista suave, señalizada, apta para todo tipo de públicos, de carácter paisajístico y marinero, adaptable a la duración que se quiera, sin soporta gráfico publicado y en una horquilla turística (El Prado-Lastres) en la que no abundan ofertas activas. En fin, todos los factores para convertir esta sugerencia en un recurso a tener en cuenta, que evite la migración de huéspedes y ocupe su tiempo libre, y además atraiga a los de Ribadesella, Piloña o Villaviciosa.

Pero ete aquí que la senda empieza en un concejo (Caravia) y termina en otro (Colunga) -o viceversa-, ambos además pertenecientes a diferentes comarcas turísticas (Oriente y Sidra, respectivamente). Pues nada la oficina de turismo -OT- de Colunga "veta" la publicación (no la muestra, no la regala, la "olvida" en un cajón), siguiendo su política informativa, porque incluye datos y empresas de otro concejo. Sin embargo para el pequeño y modesto concejo de Caravia sí constituye una valiosa herramienta, que le descarga de gasto en publicaciones y favorece su promoción turística. Y ni que decir tiene que, ajenos a este límite mental, el empresariado y visitantes están encantados con proponer y descubrir estas confidencias del paisaje.

Tal vez se trata de administrar el poder más que de compartir información, o bien sea una cuestión de medios. Porque, también en su vertiente turística, la información sigue otorgando poder y ni el fondo ni la forma es inocente. Ello merece hacernos reflexionar acerca de la importancia de estos centros de distribuidores -OT-, y sus objetivos, consignas, prácticas, personal...

Así las cosas, la ruta es una iniciativa condenada a ser conocida de modo independiente, minoritario, boca-oreja, o por la acción de quienes tienen una visión más amplia, generosa y menos localista, ademas de internet ;o)

Es de agradecer que con la Ruta del Cares no se tenga la misma estrechez de miras, porque como muchos saben (¡o no! y les da lo mismo) la ruta empieza en una provincia y acaba en otra (¡de comunidades diferentes!). Y no por ello la OT de Cabrales elude mencionar Caín o emplear folletos divulgativos sobre la Senda del Cares en los que mencionan a cabraliegos y sus vecinos cainejos.


Aldeanismo: 2. m. Estrechez y tosquedad de espíritu o de costumbres, atribuida a una sociedad muy reducida y aislada.
Endogamia: 2. f. Actitud social de rechazo a la incorporación de miembros ajenos al propio grupo o institución.
Egosimo: 1. m. Inmoderado y excesivo amor a sí mismo, que hace atender desmedidamente al propio interés, sin cuidarse del de los demás.