jueves, 25 de junio de 2009

Fabrica de Loza de San Claudio, de nuevo pierde el turismo industrial


Extraordinario el episodio de lucha laboral protagonizado por los empleados de la Fábrica de Loza de San Claudio (Oviedo), que ante el expolio e injusto trato a su centro de trabajo, ven exhaustos como cierra las puertas una de las fábricas más características y singulares de Asturias. Y siendo el drama humano y laboral de esta situación el más acuciante, no es la única faceta.

Seguir la trayectoria de esta fábrica nos lleva al siglo XIX, la tradición cerámica local y el desarrollo industrial experimentado en la región. Pero a pesar del reconocimiento de su destacado patrimonio tangible e intangible, su producción artística e industrial, su relevancia en las artes cerámicas nacionales y conexión internacional, su peso en la historia de Asturias... el gobierno regional, las consejerías del ramo, el ayuntamiento... todos (por activa o por pasiva) han dado la espalda a este extraordinario patrimonio cultural e industrial de Asturias.

Tal vez deban pasar 200 años para que descubran su valor, se rescate y divulgue, como pasa "de refilón" con la casa natal del Marqués de Sargadelos (Santalla de Oscos). Perderle definitivamente el rastro de lozas preindustriales en Villar (Siero), Regla (Oviedo) y Gargantiella (Cangues). O entretenernos hasta su práctica extinción, como con los alfares de Faro (Oviedo), Miranda (Avilés) y Llamas de Mouro (Narcea). Hoy, para el caso de San Claudio, sería más fácil e inteligente poner en valor y convertir en un polo turístico relevante la instalación fabril existente (hornos, chimeneas, oficinas, poblado...), las manufacturas (piezas de varias épocas, estilos y técnicas), maquinaría, herramientas, moldes, documentación gráfica...

Pero no ocurre aquí como en otros lares, donde el patrimonio y know-how industrial e instalaciones fabriles en activo son aprovechados como recursos turísticos (turismo industrial), bien desde una perspectiva arqueológica o como visita a instalaciones en funcionamiento. En Asturias apenas la primera opción ofrece alguna posibilidad (Puerto de San Esteban-Muros, Pozo Espinos y Poblado de Bustiello-Mieres...), mientras que resulta casi inexistente hoy la de visitar y conocer la actividad de fábricas relevantes (El Gaitero-Villaviciosa).

La hotelería y hostelera deberían aprovechar estos días para hacerse con una vajilla "made in San Claudio" a precio de saldo (apenas el 25% de su coste real). Porque si el público ya la aprecia y para coleccionistas es motivo de interés, ¿no sería un lujo para los clientes de alojamientos/restaurantes ser servidos en exquisitas piezas de loza de San Claudio? ¿un elemento diferenciador para el establecimiento? ¿un modo de acercar a la singularidad cultural del destino?


Lo dicho, hasta el martes 30 de junio piezas y vajillas completas "casi" de regalo y la oportunidad de acercarse a la ultima fábrica de loza asturiana.

Yo ya tengo una "Fine Bone China", en mi retina un nostálgico paisaje y la experiencia haber vivido un momento histórico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola!.
Si tienes alguna sugerencia, comentario o pregunta al artículo o el blog y quieres enviarla, agradezco tu aportación e interés.
Trataré de responderla lo antes posible.
Salu2