martes, 27 de octubre de 2009

¡ Hasta la vista kayakista !





Entre los límites por explorar que pueden transitarse aún por Asturias, está el mar. Las posibilidades de paseo en barco (motor o vela) como actividades subacúaticas (bautismo, pesca, espeleo, foto...) como la propia pesca marítima, son las que antes nos vienen a la mente. Pero a quien desee otra perspectiva y emociones por explorar, le queda costear con prudencia el recortado litoral cantábrico.

El kayak de mar es para mi la opción estrella, que no es lo mismo que el también interesante turismo fluvial (descenso de ríos o travesías de embalses), ni pescar desde kayak en un embalse o participar en eventos deportivas (kayak mar, polo y surf).

Con toda la prudencia que la actividad exige (saber nadar, estar atento a meteorología, ir en compañía, interpretar el mar, conocer los límites...) resulta una experiencia indescriptible y plena (seguro mi opinión sea subjetiva), así que me ahorraré palabras.

Hay que aprovechar los escasos refugios como alternativa a una mar caprichosa, y por ello las rías (Eo, Navia, Nalón, Villaviciosa, Ribadesella, Tinamayor), calas abrigadas y amplias playas de arena son un entorno interesante para iniciarse o buscar refugio. En cualquier caso una breve travesía permite novedosos puntos de vista y momentos únicos.

Hay tradición marinera (pesqueros, traineras, chalanas) si bien sólo como medio de vida y supervivencia económica, a años luz de la comunión mar-deporte en L'Océan francés. Y también una pujante afición al piraguismo desde su perspectiva deportiva o festiva y más bien reciente, si bien en ríos y aguas tranquilas.

La oferta por parte de empresas de actividades resulta hoy inexistente por los severos requisitos administrativos (Ministerio de Fomento, Dirección General de Pesca/Turismo, seguro, ayuntamiento...), por lo que la oportunidad de iniciarse viene de manos de amigos, kayakistas a título particular. Y la competición de kayak polo (septiembre en Llanes), la jornada de piraguas (agosto en Gijón), las embarcaciones de algunos clubes y ciertas concesiones de alquiler en playas, son un modo elemental de conocerlo más de cerca. Aunque siempre queda descubrir que, para otros, una gran travesía por la costa cantábrica en kayak no es nada nuevo.

Tampoco los fabricantes locales abundan, si bien muestran variedad de cascos y conocimiento a la hora de suministrar embarcaciones y accesorios. Así sucede con Polledo situado junto a la playa de San Balandrán, en la margen gozoniega de la Ría de Avilés, unos de estos pocos fabricantes que ademas distribuye kayaks de otros fabricantes internacionales.

La opción, abierto-cerrado, fibra-polietileno, iniciación-competición... queda de nuestra mano. Aunque las condiciones del mar, bajíos, viento y zonas de botadura-desembarco, me han decidido por algo resistente, gran flotabilidad y buena navegación.

¡ Hasta la vista kayakista !

2 comentarios:

  1. Me encantaría poder realizar esta actividad, es posible hacerla sin tener ninguna experiencia??

    ResponderEliminar
  2. @anotaciones. La "actividad" está al alcance de cualquiera que tenga curiosidad, sentido del equilibrio y una forma física normal. Y como en cualquier "primera vez" sin duda será emocionantes.
    Para lograr destreza o proezas, necesitarás paciencia y tenacidad.
    salu2

    ResponderEliminar

Hola!.
Si tienes alguna sugerencia, comentario o pregunta al artículo o el blog y quieres enviarla, agradezco tu aportación e interés.
Trataré de responderla lo antes posible.
Salu2