martes, 12 de septiembre de 2017

¿Camino de Santiago con furgo?



20170812_080901.jpg

El Camino de Santiago se ha convertido en los últimos años en un filón que amenaza destruir exactamente lo que ofrece: un profundo y sencillo viaje, una fórmula “slow tourism”, una aventura doméstica donde lo único que puede pasar es que tu vida cambie por completo. Así lo han entendido los caminantes casuales y los adictos a la autenticidad que lo han descubierto.

En 1985 haciendo yo autostop por Suiza, una joven familia me confesó que iban a hacer el Camino de Santiago en España. Siendo asturiano y en aquella época me... sorprendió como si me hubiesen anunciado un trekking en Armenia. Hoy El Camino Francés está saturado en verano, ha devastado la fisonomía social y física de algunos pueblos, supone un inmenso negocio multinacional y terrenal para la Catedral y la Xunta. Pero además, amenaza con extenderse a otros itinerarios jacobeos, hacia donde “huyen” quienes buscan un entorno tranquilo para su peregrinaje por Caminos “oficiales”, o no: Camino Primitivo y Caminos del Norte Peninsular (en las CCAA del norte de España), Camino Portugués, El Salvador, Vía de La Plata, Camino de Invierno, Camino de La Lana…


Entre las modalidades para hacer el Camino destaca la de caminar en solitario. Sin embargo, otra opción para hacerlo es de modo grupal contando con la asistencia de un vehículo, y que varía en función del grupo:
  • a)En ocasiones son asociaciones o colectivos grandes (20-50 pers.) con pasajeros a veces desconocidos entre ellos, cuya dirección alquila un autobús y van haciendo tramos en función de su tiempo libre (frecuentemente fines de semana) hasta completar el Camino en Santiago al final de un plazo. En otra modalidad grupal, el bus turístico se detiene y permite hacer paseos en tramos del Camino, luego los recoge y pernoctan en algún hotel para continuar el tour (esta fórmula es frecuente como circuito de ciertos mercados internacionales). La posibilidad de hacerlo así, pasa por sumarse a las condiciones fijadas de algún colectivo o agencia de viajes (fechas, tramos, duración, precio…).

  • b) La opción para grupos pequeños de amigos o familias es la de hacer el Camino con el apoyo de un vehículo que brinda apoyo (y posible alojamiento), al tiempo que permite hacer el Camino a quienes no puedan andar etapas de 20-30 km diarios durante semanas. Así, las condiciones del viaje se ajustan al grupo y se integra a quienes tienen otros gustos o condiciones pero quieren también convivir y participar de la experiencia. En este caso, disponer o alquilar una furgoneta de 8-9 plazas, camper o autocaravana y el carnet B1 es suficiente para dar servicio a esta aventura, permitiendo una mayor independencia, comodidad y convivencia con el grupo. De hecho (como alquiler sin conductor) la empresa VIAJAenFURGO ofrece condiciones especiales para este tipo de reservas.

mapas cs.png

En ambos casos sigue vigente la opción de obtener la credencial de peregrino y La Compostela en la Oficina del Peregrino una vez en Santiago (sólo los últimos 100 km a pie son obligatorios para lograrla). Y la inmensa documentación en la web y apps para organizarnos el recorrido, tiene sus referencias incontestables Guía EroskiGronze Buen Camino y completas, aparte de otras oficiales que miran en detalle por su "porción".

A modo orientativo El Camino del Norte o de La Costa (Irún a Santiago) supone unos 824 km en 32-33 etapas a pie y El Camino Primitivo (Oviedo a Santiago) unos 321 km en 12-13 etapas. En cada etapa (entorno a 25 km, en 5-6 horas) hay tramos en los que caminar no es especialmente gratificante (arcén de carretera con tráfico intenso, partes asfaltadas, rodeos de zonas industriales… que algunas guías ya "invitan" a eludir con transporte público), mientras que otros tramos resultan espectaculares y mágicos (sendas al borde del mar, sotobosques junto al río, caminos de montaña, pasos de aldeas…). En fin es ahí donde se centra otra de las ventajas de este modo de seguir hacia Santiago, escogiendo los tramos que sí vamos a caminar disfrutando, recreándonos en ciertas poblaciones y acortar la duración total del Camino a Santiago. Las asociaciones jacobeas, áreas de cultura municipales y oficinas de turismo locales conocen las características del Camino en su zona y son una valiosa fuente de información para poder planificarnos.


Decidir cuál de los Caminos, la fecha (aprovechando vuelos baratos con Asturias) y reclutar al grupo de tan singular experiencia son los pasos a seguir, el resto es parte de la aventura   ;-)

2 comentarios:

  1. Interesante. ¿Cuánto cree que puede acortarse de esta manera?

    ResponderEliminar
  2. Hola "anónimo", no se trata tanto de acortarlo sino de adaptarlo a las características de vuestro grupo (incorporar a quien no le apasione o pueda patear El Camino y la furgoneta le dé libertad, aliviar las mochilas con el porteo desde el vehículo, ajustar las fechas en temporada baja...).

    En cualquier caso en los Caminos del Norte, que mejor conozco, caminar unas 6-8 horas concentrándose en los tramos mas interesantes de las etapas permite reducir a la mitad la duración que antes apuntaba en el artículo, o bien eludir ciertos lugares y "exprimir" ciertas localidades o momentos dedicándoles mas tiempo.

    salu2

    ResponderEliminar

Hola!.
Si tienes alguna sugerencia, comentario o pregunta al artículo o el blog y quieres enviarla, agradezco tu aportación e interés.
Trataré de responderla lo antes posible.
Salu2